Cambiar la prioridad de un proceso en Windows

Cuando ya tenemos un proceso en ejecución y notamos que nos está ralentizando el uso de la computadora (por ejemplo, la importación de un respaldo de una base de datos) o necesitamos que termine más rápido (por ejemplo el procesamiento de una cola de mails para enviar) podemos cambiar la prioridad del mismo:

  1. Abrir el Administrador de tareas
  2. Abrir la solapa Procesos
  3. Click derecho sobre el proceso
  4. Elegir la opción “Establecer prioridad” y seleccionar alguna de las disponibles:
    • para mayor prioridad: Por encima de lo normal, Alta o Tiempo Real
    • para menor prioridad: Por debajo de lo normal o Baja

 

Anuncios

Ejecutar procesos indicando la prioridad en Linux

Cuando ejecutamos un proceso, es el sistema operativo quien determina la prioridad para asignarle recursos. Se basa en una combinación de valores y datos para hacerlo. En particular, para Linux y cuando el recurso es la cantidad de CPU concedida, podemos indicar el valor de “niceness” (bondad o amabilidad) del proceso. Para poder hacerlo, debemos ser un superusuario (root).

El valor de niceness por defecto para un proceso es heredado de su padre, y por lo general, es 0. Cuanto mayor sea su valor (hasta 19), menor será la prioridad resultante, y al ser menor (hasta -20), el proceso tendrá menos prioridad.

Si queremos entonces lanzar un comando con cierto valor de niceness:

# nice -n<valor> <comando>

Por ejemplo, para dar mayor prioridad de CPU a nuestro script test.pl:

# nice -n-10 ./test.pl

También podés Ejecutar procesos indicando la prioridad en Windows